Blog: El riesgo en contexto

Coronavirus: ¿Cuáles son las implicaciones comerciales y de seguros?

Posted by Eleanor Smith Febrero 25, 2020

El brote de COVID-19 y los esfuerzos para contener su propagación están interrumpiendo la actividad económica, con implicaciones para los mercados de crédito comercial y seguros de garantía.

Más de 80 ciudades chinas han sido bloqueadas total o parcialmente, incluidas Beijing, Shanghai y Shenzhen, lo que dificulta la actividad comercial. Estas ciudades representaron el 48,6% del PIB chino en 2018.

El feriado del Año Nuevo Lunar y su extensión interrumpieron aún más la actividad económica, al igual que el cierre continuo de muchas fábricas. El turismo reducido y los proyectos de construcción detenidos también han afectado significativamente la economía.

Las estimaciones de crecimiento para 2020 se han revisado a la baja. Incluso si las interrupciones pudieran limitarse al primer trimestre de 2020, el brote podría reducir la tasa de crecimiento del PIB en una gran cantidad de países.

Se espera que el gobierno chino aumente el estímulo fiscal y monetario para contrarrestar el impacto económico del coronavirus, ya que recortó las tasas de recompra inversa en 10pb e inyectó US $173 mil millones en la economía el pasado 3 de febrero.

La economía mundial está aún más en riesgo a medida que aumenta el número de casos fuera de China, con brotes en Corea del Sur, Italia e Irán que hacen que sea más probable una pandemia. Los cierres de fábricas y la menor demanda de los consumidores están frenando las importaciones de productos básicos, interrumpiendo las cadenas de suministro regionales y afectando al sector de viajes. En febrero, por ejemplo, Hyundai detuvo la producción de automóviles fuera de China como resultado de la escasez de piezas de China. Del mismo modo, Jaguar Land Rover ha informado problemas de suministro, mientras que Apple y muchas otras empresas minoristas y manufactureras están indicando que pueden no cumplir con los objetivos de ingresos trimestrales, tras el cierre de tiendas en China, paradas temporales en la producción y retrasos en los envíos.

Interrupción del comercio y la cadena de suministro

El bloqueo de ciertas ciudades se ha extendido a varios puertos chinos, mientras que la escasez de mano de obra ha frenado el movimiento de mercancías. Los informes sugieren que los puertos de Tianjin, Shanghai y Ningbo están experimentando cuellos de botella, con entregas de respaldo y reencaminamiento de los buques a medida que los puertos alcanzan su capacidad.

A medida que se interrumpen las cadenas de suministro y el comercio, el gobierno está emitiendo certificados de fuerza mayor para proteger a las empresas chinas de las responsabilidades derivadas de su incapacidad para cumplir plenamente las obligaciones contractuales en relación con COVID-19. A partir del 14 de febrero de 2020, el Consejo de China para la Promoción del Comercio Internacional emitió 1,615 certificados de fuerza mayor a empresas chinas, cubriendo 30 sectores y un valor total de contrato de US $15.7 mil millones. Varios comerciantes de cobre ya han declarado fuerza mayor, cancelando y retrasando los envíos de cobre de los mineros.

A la luz de las interrupciones continuas, es probable que las empresas chinas en muchos sectores experimenten tensiones financieras, lo que aumenta los riesgos de crédito. Si la recuperación es más lenta de lo previsto, es probable que el impacto sobre las ganancias y los balances se intensifique en los próximos trimestres.

Impacto en los mercados de caución y PRSC

En el mercado de fianzas, es probable que los suscriptores reduzcan su apoyo a las empresas que no pueden mantenerse a sí mismas durante este período de interrupción del negocio, particularmente si el retorno a la actividad económica normal se retrasa. Las empresas con exposición a las cadenas de suministro chinas también pueden esperar un escrutinio adicional por parte de los mercados de fianzas.

Ha habido un impacto menos inmediato en el mercado de riesgo político y crédito estructurado (PRSC, por sus siglas en inglés), aunque se ha producido alguna interrupción, particularmente en Asia. Los informes sugieren que los acuerdos entre bancos y prestatarios potenciales se posponen. Como resultado, es probable que haya una demora en el desembolso de fondos por parte de los bancos en el T1-2 2020, pero un aumento en la actividad T3-4 2020, a medida que los acuerdos acumulados ingresen al mercado de la ERP.

Impacto en el seguro de crédito comercial

El impacto global del brote de COVID-19 ha afectado inmediatamente al mercado de seguros de crédito comercial. En particular, la combinación de la interrupción del negocio y la emisión de contratos de fuerza mayor está llevando a las aseguradoras a reducir los límites. Una minoría de aseguradoras ha tomado medidas dramáticas, con al menos un límite de cancelación para compradores en la provincia de Hubei con poca notificación para los clientes. Otro se ha retirado por completo de los riesgos de rotación total de múltiples compradores en Asia, centrándose en un enfoque de riesgo único para la suscripción. Sin embargo, la mayoría de las aseguradoras están adoptando un enfoque pragmático y controlando la situación.

Las empresas con intereses en China deberían:

  • Monitorear activamente la situación en China.
  • Adoptar un enfoque cuidadoso para exportar a China, revisando los contratos vigentes.
  • Estar preparado para las solicitudes de las aseguradoras de información específica sobre cualquier fondo pendiente en bienes o servicios vendidos a riesgos basados en China, junto con instrucciones para abstenerse de enviar a China, dado que muchos puertos están en capacidad.

Tomar estos pasos y las medidas de mitigación del riesgo de continuidad del negocio ayudarán a su organización a estar mejor preparada y más resistente a los efectos económicos de COVID-19, especialmente si continúa propagándose a otros países.

Eleanor Smith

Vice President, Credit Specialties, Marsh JLT Specialty