INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Fases para implementar un Plan de Retorno Laboral Seguro

 


 

 

 

 

 

 

Creemos que en esta coyuntura particular, donde se nos vienen presentando diferentes retos, la máxima prioridad debe ser el cuidado de la salud de nuestros trabajadores y es por ello que, para poder reanudar los procesos y operaciones en su totalidad, consideramos necesario contar con planes específicos que contemplen todos los puntos que permitan proteger a nuestra fuerza laboral y reducir al mínimo la probabilidad de presentación de situaciones que puedan impactar de forma negativa a las empresas.

Se proponen 4 componentes esenciales para considerar al momento de planificar el retorno laboral:

1. La Estratificación del Riesgo – identificar los grupos de mayor vulnerabilidad para generar acciones específicas de protección.

2. La Elaboración de Protocolos – establecer los controles específicos necesarios para contener y evitar la propagación del virus en el ámbito laboral.

3. Plan de Comunicación – involucrar activamente a los trabajadores para convertirlos en aliados estratégicos en el despliegue de las acciones de la empresa.

4. La Vigilancia de la Salud – monitorear continuamente la situación de salud general de los trabajadores y facilitar una atención precoz y oportuna.

Cada una de las fases descritas se hacen necesarias para lograr implementar controles más efectivos que realmente disminuyan los riesgos de propagación de COVID-19 y nos ayuden a anticipar escenarios diversos al contar con un nivel óptimo de preparación.

Los invitamos a revisar la Guía y el paso a paso ideados para acompañarlos en este proceso, ayudarlos en la toma de decisiones y contribuir en el diseño y consolidación de su propia estrategia de retorno laboral.